Mi amigo el cuervo

Archivado en (Naturaleza)por campoyplayu on 20-05-2015

Ahí está. Acaba de caminar por el prao, recién segado, como Pedro por su casa. Avanza con gracia. Le pesa el culo. Tiene tal envergadura que se va ladeando ligeramente a izquierda y derecha. Tú vas con el cortacésped por la zona pendiente y cuervo redux1 300x179 Mi amigo el cuervocuando estás a solo tres metros abre sus alas y se posa entre las ramas de un manzano joven, dándole un extraño aspecto pues su silueta negra tal parece el güito de un aguacate. No ha elegido bien. Se ha subido al primer árbol que tenía a tiro, demasiado pequeño para tu tamaño, así que cuando le saludas al pasar al lado el cuervo contesta un tanto incómodo.

—¿Qué hay?
—… Aquí estamos.
—Hace buena temperatura.
—Eso parece.

Das cuatro vueltas más, finalizas la tarea y apagas el costacésped. El cuervo ha aprovechado la distancia para bajar del pequeño manzano, pasear otro poco, picotear algún elemento que no divisas (quizá algún gusano) y subirse a otro manzano mayor, donde parece encontrarse más proporcionado. Vuelves a ver si intimas un poco.

cuervo21 300x180 Mi amigo el cuervo—¿Qué tal los chavales? Hace un rato que no los veo.
—… (No dice nada, pero hace un gesto con el pico hacia el prao vecín en el que intuyes una crítica por su alejamiento).

Entonces aprovechas para provocarlo. Y sueltas: “Cría cuervos”. Esperas que él complete el dicho: “Y te sacarán los ojos”. Mucho pedir. Sin embargo, te lanza una mirada enigmática, tristona, no sabes si de asentimiento con el refranero. Intuyes que tu tiempo se acaba. De modo que intentas ganarte a este adulto corvus corax con una oferta gastronómica irrenunciable.
—¿Te gustan los topos?
Asiente, aunque ladea un poco el pico para matizar que resultan muy dificiles de cazar, al no salir apenas del subsuelo. Es tu gran oportunidad. cuervo3 300x180 Mi amigo el cuervoBueno, resulta que yo cazo uno o dos a la semana con un eficaz artilugio. Si gustas, te los dejo en esta misma rama. Mueve la cabeza de arriba abajo mientras emite un feliz graznido. Comienza a aletear a modo de despedida. Y dice:
—Va a haber que ir yendo. (Intuyes que la muyer tiene ya el alimento preparado en su anidamiento).
—Yo voy a recoger también, que tengo la comida sin hacer.

Levanta el vuelo y se marcha. Te vas de Arroes con la idea de haber hecho un buen amigo, un córvido adulto que camina como un paisano por el prao. Al día siguiente no aparece. Pero tienes una víctima en tu cazatopos y se la depositas en el lugar convenido. Al otro, encuentras la rama vacía. Estás ensimismado pasando la mano por la corteza, cuando te sorprende un aleteo a tu espalda. El cuervo se ha posado sobre la hierba y cuando giras la mirada emite un discreto:
—Qué hay.
Le miras fijamente, estudas su perfil y tomas una decisión bautismal: te llamaré Varuzakis. Empieza a fraguarse una sólida amistad.

El kibe en Nueva Zelandia (sic)

Archivado en (Naturaleza)por campoyplayu on 15-04-2015

Toda la pulpa sobrante del primer salmorejo de la temporada tiene un destino claro: alimentar el kibi macho en el que has depositado todas tus esperanzas de una fecundación exitosa. Tu parra es la gran zángana del prau. Primero había cuatro árboles hembras, lo cual abocaba a todas las flores a acabar marchitándose en el suelo. Cuando te percataste del error heredado al comprar el prau la solución era aparentemente sencilla: comprar un árbol macho. Sin embargo, el primero y el segundo secaron sin mayor explicación. Ahora estás con el tercero, que en 2014 dio media docena de flores, pero bien por falta de abejas o de viento o por ser un númeroarrow 10x10 El kibe en Nueva Zelandia (sic) escaso no se produjo fecundación aérea. Este año no quieres fallar. Los kiwis se dan allá por noviembre, cuando recoges las últimas manzanas, así que sería muy interesante tener esta sabrosa fruta para rematar el año. Leer el resto de este post

El oso de Hormas

Archivado en (Naturaleza, Riaño)por campoyplayu on 17-03-2015

De repente, estás roncando sobre una rodaja de roble en mitad de la nieve. Tras dos horas y media de ruta, has llegado a un alto, en el valle de Hormas, donde en su día hubo un roble que no abarcaban Leer el resto de este post

Paisajes nevados riañeses

Archivado en (Naturaleza, Riaño)por campoyplayu on 12-03-2015

“Cortar el madero en el menguante de enero”

«Un día subí al monte con mi tío a por madera. Cuando estábamos en un alto se nos apareció un venao moribundo. Mi tío le disparó y se llevó el trofeo. Cuando subimos al día siguiente había pisadas de oso en torno al bicho, que estaba algo comido. Yo volví a trabajar en la madera. Al otro día había más pisadas y al venao le faltaba otro cacho. Y el cuarto lo mismo. O sea que durante cuatro días fui vecino del oso. Yo de día y él de noche, compartimos el mismo lugar». Estas son las historias que se cuentan estos días en los mentideros del valle de Riaño, donde la nieve sigue dominándolo todo, punteada por las pisadas de ciervos, lobos, osos, vacas, caballos, alimañas y humanos. Nadie puede ocultar su trayecto sobre la nieve, que delata con sus hendiduras la identidad y el trayecto de cada cual. Basta con seguirlas, aunque quizá te lleven demasiado lejos. Leer el resto de este post

Un nido sorpresa

Archivado en (Naturaleza)por campoyplayu on 02-03-2015

La invernada tiene su encanto en el campo. ¿Qué haces en el prau en enero y febrero? Pues menos segar casi de todo. Hay una tarea obligada: podar los manzanos. Hace un año fue un lavar y marcar, algo ligth. Esta vez tiras incluso de motosierra, eso sí, después de que te la arranque la primera vez el amigo de Zumosol, pues la inactividad las mata. Luego atacas unas buenas ramas gruesas que empezaban a impedir el tránsito por tu cuadrilátero verde sin toparte cada cinco pasos con una rama torcida apuntándote a los ojos. Toca despejar y los manzanos, sufridos ellos, no rechistan. El placer del corte en la base está solo al alcance de quien lo ejecuta: toma contacto la cadena con la corteza y la atraviesa con eficacia hasta el desprendimiento final de la madera, que cae al suelo dando un golpe que suena como un zumbido acolchado. Luego te agachas y haces rodajas a la víctima pensando en la cocina de carbón del suegro. Seguro que le viene bien. Leer el resto de este post

La fascinante historia de Valdroguín, el lobo de Caso

Archivado en (Naturaleza)por campoyplayu on 19-02-2015

«Creo que jamás en la historia nadie haya conseguido más de un lobo para domesticarlo. Soy campesino, un pastor de la última cabaña del puerto. Trabajo mi hacienda, cuido mi ganado y hago las labores de la casa. Mi mujer se encuentra aquejada de una enfermedad mental, recluida en un sanatorio durante largas temporadas. Mis únicos deportes son: la caza, la captura de alimañas y la pesca. Cuando era chaval, de 14 a 20 años, y estaba autorizada la garrafa manejaba con especialidad este artefacto; hoy de caña soy de los del nivel medio. Como cazador siempre ocupé un puesto de honor y de confianza entre mis compañeros, pero no (soy) ‘el tigre’ del monte, como algunos me llaman allá por Oviedo».  Leer el resto de este post

Cuando un oso llama a tu puerta

Archivado en (Naturaleza)por campoyplayu on 11-02-2015

«Una mañana, cuando me asomé a la puerta de casa, vi algo que jamás olvidaré. Subidos al cerezo del jardín, había dos oseznos jugando. De repente, se quedaron mirando para mí, totalmente cortados, sin saber qué hacer. Debían de estar paralizados por el miedo. Desandé mis pasos con todo el cuidado del mundo y entré para no molestarlos. Cuando volví a mirar ya no había nadie». Esta experiencia Leer el resto de este post

La gloria del primer ochomil a cambio de veinte dedos

Archivado en (Libros, Naturaleza)por campoyplayu on 21-11-2014

El 3 de junio de 1950, tres años antes de que Hillary conquistara el Everest (8.848 metros), los franceses Maurice Herzog y Louis Lachenal se convertían en los primeros seres humanos en llegar a la cima de uno de los catorce ochomiles de la Tierra, el Annapurna (8.091 metros). A Herzog, comandante de la images7 La gloria del primer ochomil a cambio de veinte dedosexpedición gala, la gesta le costó los veinte dedos de las manos y los pies. Leer el resto de este post

Qué guapas las manzanas

Archivado en (Naturaleza)por campoyplayu on 14-11-2014

Qué majas son. Cuando las tienes apiladas en cajas de fruta no dejas de mirarlas. Grandes y pequeñas. Rojas, marrones y verdes. Redondas, chatas o abombadas. De piel fina y gruesa. Con carne más o menos blanca. Con moratón o sin él. Con gusano o sin él. Duras como piedras o no. Olorosas… Leer el resto de este post

Ulvetanna

Archivado en (Cine, Naturaleza)por campoyplayu on 11-11-2014

Su altura, 2.931 metros, no asusta. Es poco más que el Torrecerredo, la cima de Asturias. Sin embargo, tiene ingredientes que lo hacen mágico. Está en la Antártida, en mitad de un paisaje blanco del que emerge vertical como un cuchillo con varias aristas. Las paredes, el viento y el frío (menos veinte un día cualquiera) lo convierten en una fortaleza inexpugnable para el hombre, que apenas había reparado en él. Los noruegos lo bautizaron como Ulvetanna (colmillo del lobo) en 1994 y desde entonces solo registró dos ascensiones por sus rutas más amables. En enero de 2013, el escalador británico Leo Hounding se embarca en la aventura de subir el Ulvetanna por la arista nordeste, la más difícil. Reúne a cuatro expertos montañeros y se van para Leer el resto de este post

¿Quién escribe
el blog?


Adrián Ausín
(Gijón, 1967) es periodista. Trabaja en el diario
EL COMERCIO
desde 1995.
Antes, se inició en la profesión en Bilbao, Sevilla y Granada. Sus aficiones apuntan en muchas direcciones: naturaleza, bricolaje, viajes,  fotografía, cine y literatura. Todo ello con epicentro en Gijón.


Social Widgets powered by AB-WebLog.com.