Guerra de vacunas

Ha sido la pasada, una semana de caídas generalizadas de las bolsas europeas penalizadas en la última parte de la semana tras la escalada de las tensiones entre EE. UU. y China. Al comienzo de la semana, los inversores se mostraban más optimistas tras el acuerdo histórico entre los líderes europeos del Plan de Recuperación y tras los buenos resultados que se están observando en el desarrollo de las vacunas para el coronavirus. Sin embargo, el balance era negativo en el cómputo de la semana, también pesando en el frente macro los flojos datos de empleo semanales en EE.UU, que mostraban una clara ralentización del ritmo de recuperación.

En cuanto al Eurogrupo, los líderes europeos llegaban el pasado martes a un acuerdo histórico, determinante para la recuperación económica del bloque del shock del COVID-19 y que, más allá de lo puramente económico, representa un gran paso al proyecto europeo. Tras cuatro jornadas de intensiva negociación, los líderes salvaban la ambición de 750.000 de la propuesta de la Comisión Europea y las diferencias entre frugales y el grupo mediterráneo se saldaba rebajando sustancialmente el ratio de subsidios frente a préstamos, (390.000 M.€ subsidios vs 500.000 M.€ propuesta inicial), así como las partidas de transferencias dentro del marco presupuestario 2021-2027 y la inclusión de diversas reformas estructurales de los países que reciben las “ayudas”, cuyo cumplimiento quedará sujeto a vigilancia por parte del Consejo. Desde el Parlamento Europeo daban luz verde al Plan de Recuperación, no así al presupuesto plurianual 2021-27, por las rebajas del presupuesto europeo y la falta de detalle en la financiación, abriéndose un periodo de negociación para su aprobación entre Parlamento y Consejo.

En relación a este acuerdo, Guindos considera que el acuerdo europeo envía una señal clara y positiva a los mercados. El vicepresidente del BCE destacó que la UE, por primera vez, emitirá deuda conjunta. El acuerdo alcanzado por los líderes europeos para crear un fondo de recuperación de 750.000 millones de euros representa “una muy buena noticia” que envía una señal positiva y clara a los mercados de que Europa está unida, según ha señalado el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), el español Luis de Guindos. “La respuesta conjunta del Consejo Europeo que ha sido aprobada creo que es una noticia muy buena que igualará las posibilidades en el plano fiscal de los diferentes países”, ha apuntado el banquero central durante un seminario en internet organizado por la Fundación para la Investigación Económica e Industrial en el que ha estado acompañado por el gobernador del Banco de Grecia, Yannis Stournaras, y por el ministro de Economía del país heleno, Christos Staikouras. “Este paquete va a ser positivo no solo por la acción política, sino por el mensaje que envía a los mercados”, ha afirmado Guindos. “Envía un mensaje muy claro de que Europa está unida y por primera vez llevará a cabo la emisión de deuda conjunta y eso es una señal muy positiva”, ha subrayado. Con anterioridad, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, ha felicitado a los líderes europeos por el acuerdo alcanzado sobre el fondo de recuperación, subrayando que la UE ha dado un paso al frente cuando más se necesita en ayuda de los ciudadanos europeos. “El acuerdo del Consejo de Europa muestra que, cuando más se necesita, la UE da un paso al frente y se une para ayudar a los ciudadanos de Europa”, ha afirmado Lagarde a través de su cuenta oficial en Twitter, donde ha querido agradecer los esfuerzos de los líderes europeos para alcanzar un pacto. “Gracias por su resistencia y acción decidida en los últimos días. Solo podemos luchar contra las consecuencias económicas de la Covid-19 trabajando juntos”, ha señalado la francesa. Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea han alcanzado un acuerdo histórico para crear un fondo de recuperación de 750.000 millones con el que relanzar las economías del bloque comunitario, especialmente las de los países más golpeados por la pandemia de Covid-19 como España e Italia. Este plan de reconstrucción, que estará financiado por una emisión sin precedentes de deuda conjunta por parte de la Comisión Europea y tendrá una duración de tres años, se sumará a un presupuesto comunitario para el periodo 2021-2027 de 1,074 billones de euros.

A nivel doméstico, parece que se quiere aprovechar el fondo europeo para modernizar la economía española. Solo lo parece, pero tal y como se plantean las cosas, no estoy segura de que se logre.

En mi opinión,  lo importante hoy, mañana, y durante los próximos años, es armar un buen plan de reconstrucción económico y social y de reformas para aprovechar la lluvia de millones que recibirá España a principios de 2021. El espectáculo que ofrecieron  el presidente del Gobierno y el líder de la oposición, volviendo a tirarse los trastos a la cabeza tan solo un día después de que la UE aprobara el mayor fondo de ayuda a la reconstrucción de toda su historia, resulta bochornoso, incluso ridículo. Si Pedro Sánchez y Pablo Casado no son capaces de sentarse ahora a negociar el mejor aprovechamiento de las ayudas europeas para modernizar la economía española, es mejor que se echen a un lado y dejen paso a otros líderes de sus partidos capaces de llevarlo a cabo. Su arrogancia e incompetencia les inhabilita para afrontar el mayor reto que tiene España por delante desde que se reinstauró la democracia. Ya el martes, ambos mostraron su falta de nivel político y altura de miras. Mientras Sánchez se montaba un pasillo a la entrada al edificio del Consejo de Ministros, con todos sus miembros actuando como palmeros, Casado comparecía ante la prensa presumiendo de que el acuerdo de Bruselas se había logrado gracias a él y a sus compañeros de partido en Europa. Ambos actúan como si fuera a haber elecciones mañana, cuando más que nunca no está previsto que celebren hasta dentro de varios años. Y aunque las hubiera, un político de nivel tiene que pensar primero en su país. Hay que armar un buen plan de reconstrucción económico y social y de reformas para aprovechar la lluvia de millones que recibirá España a principios de 2021: 140.000 millones de euros brutos en subvenciones y préstamos que nos van a permitir lanzar un proyecto de recuperación y resiliencia que nos ayude a salir del peligrosísimo estado en que nos encontramos. Y si no lo hacemos, será claramente un error gravísimo que impedirá, nuevamente, que nos podamos situar como nación en primera línea en Europa. Desafortunadamente no soy optimista, y quisiera equivocarme.

Se da la circunstancia que Transporte y turismo aspiran a gran parte de los fondos europeos.  Exceltur demanda más del 25% de los fondos para empresas del turismo, mientras el aéreo demanda ayuda para atender la renovación de flotas.  El amplio espectro de aplicación de los fondos que vendrán de Bruselas, con objetivos como impulsar la transición ecológica, la digitalización o la inclusión social, hace que los sectores que más han sufrido en esta crisis se postulen para las transfusiones de emergencia. El transporte y todo lo que rodea al turismo urgen definición, por parte del Gobierno, sobre la aplicación de los 140.000 millones que corresponden a España. Con una caída de la actividad que se ha acercado al 100% desde mediados de marzo, las aerolíneas demandan la creación de un fondo que incentive la renovación de flota, vinculándose el conocido como green deal al objetivo de las cero emisiones netas. Ha sido el presidente de Iberia, Luis Gallego, quien ha insistido en las últimas semanas en la petición de ayuda para que las compañías atiendan compromisos de adquisición de aviones e impulsen nuevos pedidos. De ello también depende el gigante europeo Airbus y toda una industria aeronáutica creada a su alrededor. El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha reconocido que el respaldo al aéreo, a través de los avales del ICO, no ha sido suficiente.

En lo relativo al titular de este blog en el día de hoy, me parece muy grave en relación al Covid-19: EEUU, Reino Unido y Canadá acusan a Rusia de robar datos sobre la vacuna. El Centro Nacional de Ciberseguridad de Reino Unido (NCSC, por sus siglas en inglés) ha acusado a Rusia de intentar robar a escala mundial información y datos sobre la vacuna para el coronavirus. La inteligencia británica apunta a que el grupo de hackers APT29 -popularmente conocido como Cozy Bear- habría intentando robar datos a instituciones académicas y farmacéuticas de todo el mundo sobre la vacuna de la Covid-19. Desde Reino Unido apuntan que el grupo de piratas informáticos estaría apoyado por Rusia. Ante la gravedad de los hechos, la NCSC británica, la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos y la autoridad de ciberseguridad de Canadá han emitido un comunicado conjunto en el que aseguran que los ataques contra científicos forman parte de una campaña global de este grupo de hackers para robar información clave para la vacuna frente al coronavirus. El ministro de Exteriores de Reino Unido, Dominic Raab, ha sostenido en un comunicado que Rusia “buscó interferir” en los últimos comicios, celebrados en medio de las convulsiones por el Brexit, “amplificando” el recorrido en Internet de un informe del Gobierno sobre las negociaciones comerciales con Estados Unidos en el que se indicaría que el Servicio Nacional de Salud (NHS) británico estaba sobre la mesa y que fue revelado en plena campaña por el entonces líder laborista, Jeremy Corbyn.

Por otro lado, Rusia ha anunciado que confía en poder sacar al mercado la primera vacuna en el mundo contra la Covid-19 antes de octubre. “Ayer concluimos con éxito la primera fase de los ensayos clínicos de la vacuna desarrollada por el Instituto Gamalei y la segunda fase esperamos terminarla el 3 de agosto, luego enseguida pondremos en marcha la tercera etapa, y no solo en Rusia, sino en una serie de otros países”, señaló el director general del Fondo Ruso de Inversiones Directas (FRID), Kiril Dmítriev. Ojalá sea cierto y ojalá funciona y ojalá la compartan con el mundo. Personalmente no deseo otra cosa.

Realmente, tanto a nivel económico como humano, espero que logren vacuna o vacunas que puedan garantizar pronto nuestra salud y que permitan recuperar al mundo entero la actividad económica en la modalidad previa a esta pandemia.

A nivel local, cabe destacar que Asturias recibirá más de 100 millones de euros por el Covid 19. El Boletín Oficial del Estado publicó esta pasada semana el reparto definitivo entre las comunidades y ciudades autónomas de los primeros 6.000 millones del fondo COVID-19 creado por el Gobierno para hacer frente a la incidencia presupuestaria derivada de la crisis. Asturias recibirá, según el BOE, 106 millones de euros. Este fondo excepcional no reembolsable, que las autonomías no tendrán que devolver al Estado,  asciende a un total de 16.000 millones de euros, de los que los primeros 6.000 deberán ser destinados a sufragar gastos de sanidad. El 35 por ciento de estos primeros fondos se ha distribuido según la población protegida equivalente; el 30 por ciento en función de los ingresos en UCI, el 25 por ciento por el número de hospitalizaciones y el 10 por ciento restante según el número de pruebas PCR realizadas por cada una de las comunidades. Además de los 6.000 millones que comenzarán a ser distribuidos ya entre las comunidades autónomas, el fondo COVID-19 incluye otros 3.000 para sanidad que serán repartidos en noviembre, 2.000 para educación y 5.000 para paliar la pérdida de ingresos tributarios y en el transporte. Que sea para bien, para nuestra región y para nuestro país.

Y esto todo amigos, a nivel económico, de lo que les quería contar. Muy feliz verano y hasta la vuelta. ¡Salud!.

SUSANA ÁLVAREZ OTERO ES PROFESORA TITULAR DE ECONOMÍA FINANCIERA DE LA UNIVERSIDAD DE OVIEDO E INVESTIGADORA VISITANTE DE LA UNIVERSIDAD DE CAMBRIDGE.