Marca Barcelona a la baja y deuda danesa a 1000 años

Ha sido ésta una semana de subidas generalizadas de las bolsas europeas recuperando los descensos de la semana anterior. Los buenos datos económicos de Europa apoyaban a las bolsas durante la semana, prestando menos atención a frentes políticos como el de Alemania, donde se  conocía la ruptura de las negociaciones para la formación de un gobierno de coalición. En los mercados de deuda, pese a conocerse las actas de la Fed y del BCE, volvía a ser una semana sin demasiado movimiento de las TIRes en deuda. Las referencias macro de la semana continuaban dando señales de mejoría en la economía europea para el cuarto trimestre. En EE. UU las referencias macro de la semana se encontraban algo más divididas con el positivo dato de la venta de viviendas de segunda mano que subía por encima de lo esperado durante el mes de octubre; sin embargo las lecturas preliminares de los PMIs de noviembre decepcionaban.

En cuanto a los bancos centrales, las actas de la Fed mostraban que la subida del tipo oficial está sobre la mesa. Sin embargo, las divisiones en el comité en cuanto a la evolución de la inflación y, sobre todo, la preocupación existente en algún sector podría retrasar la primera subida en el año 2018. Por lo que se refiere al BCE, las actas de su última reunión confirmaban la flexibilidad de la autoridad monetaria de cara a ajustar sus políticas durante el 2018. Los mercados de deuda volvían a vivir una semana sin demasiada volatilidad. En cuanto a la deuda periférica, misma tendencia salvo en la deuda española, cuya TIR a diez años caía 6 pbs en la semana, recogiendo la disminución del riesgo por Cataluña, a la espera de las elecciones de diciembre.

En el plano político, esta semana el protagonismo era para Alemania después de que se rompieran las negociaciones entre Merkel, los liberales y los verdes para la formación de un gobierno de coalición y se abriera la posibilidad de una nueva convocatoria de elecciones. En el Reino Unido se presentaban los presupuestos de 2018, bajando las previsiones de crecimiento 2017 y 2018 a 1,5% y 1,4% respectivamente (desde 2% y 1,6% anteriores estimaciones), con una previsión del 1,3% para los siguientes años. Reino Unido reconoce que la economía irá a peor por el Brexit. El ministro de Economía Philip Hammond ha rebajado las expectativas de crecimiento de Reino Unido durante la presentación de los Presupuestos Generales, en una nueva señal de que la decisión de dejar la Unión Europea va a cobrarse una factura importante entre los británicos. Según las previsiones anunciadas por el Gobierno británico, la economía irá a peor en los tres próximos años. Los nuevos indicadores se encuentran por debajo de las estimaciones realizadas anteriormente. Este cambio en las previsiones económicas se debe principalmente a la caída de la productividad, que deja poco margen para actuar combinado con el shock de salir de la UE. Hammond reconoció también que la deuda sigue siendo muy alta y que deben rebajarla con el fin de no pasar esta carga de forma injusta a la siguiente generación. El ministro también anunció que Reino Unido destinará 3.000 millones de libras adicionales (3.400 millones de euros) en los próximos dos años al proceso de preparación del Brexit. Esta cantidad se suma a los 700 millones de libras ya presupuestados. La decisión ha supuesto una gran sorpresa y muestra el alto coste que va a suponer preparar al país para su nuevo estatus, fuera de la Unión Europea. A pesar de estas noticias, Hammond, uno de los ministros de Theresa May que defienden una ruptura amistosa con Bruselas, ha explicado que “el futuro está lleno de oportunidades” para Reino Unido. En Irlanda, podrían convocarse unas nuevas elecciones ante la falta de apoyos del gobierno en minoría de Varadkar

A mi juicio hay datos importantes que reseñar en el plano del sistema bancario. La Junta Única de Resolución (JUR) reclama a la banca europea que refuerce con 117.000 millones su colchón anticrisis y anunció esta semana que fijará en el primer trimestre de 2018 objetivos obligatorios y específicos en relación al colchón de solvencia con el que deben contar las entidades financieras sistémicas y complejas de la UE. Para el resto de entidades, las consideradas no sistémicas, las metas serán orientativas. La institución que dirige la alemana Elke König ha advertido que los bancos europeos cuentan con un déficit de 117.000 millones de euros en instrumentos que deben asumir pérdidas en caso de resolución. Este colchón anticrisis es conocido como Mínimo Requerido de Pasivos Exigibles (MREL, por sus siglas en inglés). La Junta Única de Resolución ha llegado a esta conclusión tras elaborar un estudio sobre una muestra de 76 bancos, que representan el 80% de los activos de las entidades que están bajo su supervisión. Según la propia institución, unos 47.000 millones de este agujero deben cubrirse con instrumentos subordinados. Así, la JUR ha anunciado que durante el primer trimestre del próximo año fijará objetivos obligatorios y concretos para la mayoría de los bancos sistémicos y complejos, mientras que el resto de entidades estarán sujetas únicamente a objetivos “informativos”.

En mi opinión, amable lector, con esta medida, la JUR busca mejorar la capacidad para resolver bancos en dificultades, dado que el colchón de solvencia da más flexibilidad ante situaciones de crisis para tomar las decisiones apropiadas antes y después de la resolución.

Me parece fundamental tener en cuenta que el test de estrés de la EBA en 2018 supondrá impactos muy importantes para la banca española. La prueba se basará en el nuevo modelo contable de pérdida esperada y esto, a mi modo de ver, hará que los bancos españoles estén más expuestos. De hecho, los bancos de nuestro país ya saben a lo que van a tener que enfrentarse y, a falta de conocer los detalles y datos concretos, las grandes líneas yo creo que ya están claras: tendrán que dejar más a la vista sus debilidades, en especial de cara a la  nueva normativa contable de provisiones basadas en el criterio de pérdida esperada.

También quiero mencionar que Bruselas advierte de nuevo a España por los altos niveles de deuda y desempleo. Critica que la creación de empleo se caracterice por una «alta proporción» de contratos temporales. La Comisión Europea ha advertido este pasado miércoles a España por los altos niveles de deuda, tanto pública como privada, y de desempleo, especialmente entre la población joven y parados de larga duración, al tiempo que ha señalado que la creación de empleo se caracteriza por una “alta proporción de contratos temporales”.

La Comisión Europea ha publicado el pasado miércoles su informe sobre desequilibrios macroeconómicos, en el que concluye que algunos indicadores siguen estando por encima de los umbrales de referencia en un total de doce países de la Unión Europea. Junto con España, Bruselas ha identificado desequilibrios en Bulgaria, Croacia, Chipre, Francia, Alemania, Irlanda, Italia, Países Bajos, Portugal, Eslovenia y Suecia. Con respecto a la deuda española, la Comisión Europea ha afirmado que sigue existiendo la necesidad de desapalancamiento a pesar de que el nivel de endeudamiento del sector privado ha caído a lo largo de 2016, especialmente en el caso de las empresas. No obstante, Bruselas ha criticado que el ratio de deuda pública sigue siendo alto y sólo se reduce lentamente gracias al fuerte crecimiento. Por otro lado, el Ejecutivo comunitario subraya que la tasa desempleo ha disminuido rápidamente pero sigue siendo demasiado alta, sobre todo entre los jóvenes y los parados de larga duración. Además, Bruselas ha criticado que la creación de empleo se caracteriza por una alta proporción de contratos temporales. Otro de los desequilibrios identificado por la Comisión Europea en España es el alto nivel de la posición de inversión internacional neta (NIIP, por sus siglas en inglés), que es la diferencia entre las inversiones de un país determinado en el exterior y las inversiones en el país procedentes del exterior.

A nivel bancario español, creo que merece mención que Santander y BBVA se aseguran plaza destacada en las dos mayores OPV de 2018. Los dos bancos son los principales accionistas de la promotora inmobiliaria Metrovacesa y de la Socimi especializada en vivienda en alquiler Testa Residencial. Ambas compañías están llamadas a protagonizar las dos mayores salidas a Bolsa que se prevén para el año que viene y todo apunta a que tanto Santander como BBVA tendrán una posición destacada en el sindicato de bancos que se diseñe para las colocaciones, según aseguran fuentes financieras. Las dos citas, de las que informaremos puntualmente en este blog, están previstas para el segundo trimestre del año que viene y no se espera que la incertidumbre en Cataluña afecte al calendario, a no ser que se produzca un empeoramiento de la situación económica mucho más allá de lo que ahora se atisba. Metrovacesa es la colocación de mayor tamaño de las previstas y su capitalización puede superar los 2.500 millones de euros. Deutsche Bank y Morgan Stanley han sido designados coordinadores globales y fuentes financieras afirman que a ellos se sumarán Santander y BBVA cuando se desvelen los nombres de todos los bancos contratados para la salida a Bolsa. Si el fichaje no se produce en ese escalón, será en el inmediatamente inferior, pero en todo caso en uno de los puestos destacados.

Por su parte Bankia-BMN baraja un ajuste de 2.000 empleados tras la fusión. El grueso del proceso, que se acometerá el próximo año y afectará a ambas plantillas, se concentrará en los servicios centrales y en la red comercial de Alicante. Bankia-BMN empieza a hacer números sobre el grado de ajuste necesario para lograr los 155 millones de sinergias previstas. El grupo está pendiente de obtener las últimas autorizaciones de la operación de fusión. Será entonces cuando empezará a negociar con los sindicatos el ERE que afectará a ambas plantillas. La dirección está pensando poner sobre la mesa la cifra de 2.000 empleados, un 11% de los 17.500 que suman entre los dos bancos. De ellos, 4.026 proceden de BMN. Tal y como se indicó desde el principio, el grueso del proceso afectará a los servicios centrales, porque la mayoría de las posiciones están duplicadas. BMN tiene su sede en Madrid, pero la mayor parte de su estructura se encuentra en Murcia. En los servicios centrales de BMN trabajan en total cerca de 700 empleados.

Quisiera destacar un dato muy  singular de la semana y es que una empresa danesa llamada Orsted ha lanzado un bono con vencimiento a MIL AÑOS. Esta deuda ofrece inicialmente un cupón anual del 2,25%. Según Orsted, las peticiones de títulos han multiplicado por más de cinco veces la oferta, situada en 500 millones. Se suele decir que la mayoría de los inversores mira demasiado a corto plazo. No parece el caso de las instituciones que han acudido en masa a comprar los bonos emitidos esta semana por la empresa danesa Orsted. Los títulos, destinados a financiar nuevos parques eólicos, tienen el año 3017 como fecha de amortización. Esta deuda a mil años ofrece inicialmente un cupón anual del 2,25%. Según Orsted, nuevo nombre de la empresa que antes era conocida como Dong Energy, las peticiones de títulos han multiplicado por más de cinco veces la oferta, situada en 500 millones de euros. La emisión, colocada por Deutsche Bank, Barclays, BNP Paribas y Nordea, empezó a cotizar esta semana en Luxemburgo.

Y para terminar, es inevitable seguir mencionando las consecuencias del dislate catalán y la pérdida de valor de la marca Barcelona. Merlin buscará varios inquilinos para Torre Agbar a partir de 2018. Abrirá la comercialización a partir del próximo año y  contará con un observatorio en la planta superior y dos restaurantes. El fiasco en el aterrizaje de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha estropeado los planes de la inmobiliaria Merlin Properties para la Torre Glòries (conocida anteriormente como Torre Agbar). La compañía esperaba que el organismo comunitario que deja Londres por el Brexit ocupara el 100% del inmueble, con un alquiler a muy largo plazo. La estrategia cambia y comenzará la búsqueda de varios inquilinos a inicios de 2018, cuando la obra de reforma en su interior esté concluyendo.

Como servidora ya había anunciado hace un par de semanas en este blog, finalmente la EMA se trasladará a Ámsterdam (Holanda), por votación el pasado lunes del Consejo Europeo. Barcelona, una de las favoritas al inicio de la carrera hace meses, perdió casi todas sus posibilidades a partir del inicio del proceso independentista en Cataluña debido a que muchos países cuestionaron la incertidumbre que se volvería a crear para los empleados de la agencia en una región que en caso de independencia quedaría fuera de la UE.  Merlin comenzará ahora a comercializar los 37.614 m2 de superficie alquilable, uno de los mayores de España, en una estrategia de multi-inquilino. Empezarán en el primer trimestre, cuando esté concluyendo la obra en la que la socimi (sociedad cotizada de inversión inmobiliaria) ha invertido 15 millones de euros, según se extrae de su última presentación corporativa presentada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Tras la remodelación, se modernizan los espacios interiores y se acondicionan a los nuevos requerimientos técnicos y de eficiencia. El propietario espera obtener los mejores certificados de calidad del mercado. Como novedad, la torre dispondrá de un observatorio en las últimas plantas, que será operado por otra empresa, y sumará dos restaurantes, uno en la planta 15 y otro en la planta 25. Merlin adquirió el edificio en enero a la Sociedad General Aguas de Barcelona por 142 millones de euros. Anteriormente, otros inversores aseguraron que querían comprar el inmueble para abrir allí un hotel de lujo, pero nunca se concretó la operación. El icónico rascacielos, de 142 metros en 34 plantas, fue diseñado por el arquitecto Jean Nouvel e inaugurado en 2005. Hasta 2015 estuvo ocupado por Aguas de Barcelona.

Como consecuencia de la salida del Reino Unido de la UE, París será la sede de Autoridad Bancaria Europea cuando se produzca el ‘Brexit’. Francia cuenta ya con cuatro agencias de la Unión Europea. París será la nueva sede de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) cuando abandone Londres a causa del ‘Brexit’, según se decidió esta semana el Consejo de Asuntos Generales de la Unión Europea (UE). París, al igual que pasó momentos antes con Ámsterdam a la hora de elegir la sede de la Agencia Europea de Medicamentos, resultó elegida por sorteo, pues en la tercera y última ronda de votación había quedado empatada a trece puntos con Dublín. En la segunda ronda, Fráncfort había quedado fuera de la carrera al obtener sólo cuatro puntos frente a los trece logrados por Dublín y los diez de París. Fráncfort (Alemania), sede del Banco Central Europeo, era en las apuestas la predilecta para albergar la EBA. La EBA, que cuenta con 159 empleados, se encarga de garantizar un nivel efectivo y coherente de regulación y supervisión en todo el sector bancario europeo. Sus objetivos generales son mantener la estabilidad financiera en la UE y velar por la integridad, la eficiencia y el correcto funcionamiento del sector bancario. Francia contaba ya con cuatro agencias de la UE, dos de ellas en la capital: Oficina Comunitaria de Variedades Vegetales (en Angers), la Agencia Ferroviaria de la Unión Europea (Valenciennes), la Autoridad Europea de Valores y Mercados (París) y el Instituto de Estudios de Seguridad de la Unión Europea (París). La Comisión Europea deberá preparar sin tardanza las propuestas legislativas para los traslados, que necesitarán el visto bueno final de los países y la Eurocámara.

¿Es la historia de España, amable lector, la historia de las oportunidades perdidas? Los últimos sucesos económicos, desafortunadamente, parecen confirmar esta afirmación en nuestra más reciente historia económica.

SUSANA ÁLVAREZ OTERO ES PROFESORA TITULAR DE ECONOMÍA FINANCIERA DE LA UNIVERSIDAD DE OVIEDO E INVESTIGADORA ASOCIADA A LA UNIVERSIDAD DE CAMBRIDGE.