Tienes de plazo hasta el domingo 13 de diciembre

Se han producido esta pasada semana caídas generalizadas de las bolsas europeas penalizadas por la incertidumbre que provocan las negociaciones del Brexit y el impacto que podría tener en la economía una salida sin acuerdo. Por su parte, en clave del Covid-19, el mercado sigue monitorizando el despliegue de vacunas. En bancos centrales, el BCE establecía nuevas medidas de estímulo en línea con lo esperado por el mercado. En los mercados de deuda, veíamos una caída de generalizada de las de las TIRs a lo largo de la curva, que servía como refugio. A nivel sectorial, veíamos caídas generalizadas, destacando las de bancos, venta al por menor y turismo-ocio. En petróleo, el Brent cerraba la semana en positivo alcanzando niveles de 50 $/b apoyado en el optimismo sobre el avance de las vacunas, pese a ser una semana donde veíamos un aumento de los inventarios en Estados Unidos.

Tienes de plazo hasta el domingo 13 diciembre de 2020. Eso le ha dicho Von der Leyen a Johnson, para buscar una salida al Brexit. O no. Puede ser que mañana domingo no tenga salida con acuerdo.  La Unión Europea (UE) y el Reino Unido acordaron este pasado miércoles seguir negociando su relación tras el Brexit en los próximos días y tomar una decisión sobre el futuro de las conversaciones el próximo domingo, o sea, hasta mañana. El anuncio se realizó tras una reunión presencial de tres horas que mantuvieron en la sede de la Comisión Europea en Bruselas la presidenta del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, y el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson. Fuentes del Gobierno británico aseguraron que Johnson y Von der Leyen acordaron que “para el domingo se debería tomar una decisión firme sobre el futuro de las conversaciones”, mientras que la política alemana afirmó en un comunicado que se pactó que los equipos negociadores se reúnan “de inmediato” para intentar resolver los principales puntos pendientes. “Tomaremos una decisión para el final del fin de semana”, completó Von der Leyen. La Unión Europea y el Reino Unido siguen sin conseguir avances en las cuestiones clave de las garantías para asegurar una competencia justa entre las empresas británicas y comunitarias, la pesca y los mecanismos para resolver disputas sobre el futuro pacto. El acuerdo debe lograrse y ratificarse en el club comunitario y el Parlamento de Westminster antes de fin de año, pues el 1 de enero la legislación comunitaria habrá dejado de aplicarse en territorio británico y el Reino Unido se habrá convertido en un país tercero de manera definitiva.  Si no lo consiguen, las dos partes pasarán a regirse en sus intercambios comerciales por los requisitos arancelarios más generales y menos favorables de la Organización Mundial del Comercio. La presidenta de la Comisión dijo que la discusión con el primer ministro fue “animada e interesante”, centrada en las cuestiones pendientes para alcanzar el acuerdo. “Logramos una comprensión clara de las posiciones de cada uno. Permanecen muy alejadas”, constató la política alemana. Fuentes del Ejecutivo británico calificaron de “franco” el debate sobre los “obstáculos significativos” que permanecen en las negociaciones. “Brechas muy grandes permanecen entre las dos partes y todavía no está claro si se pueden tender puentes. El primer ministro y Von der Leyen acordaron seguir las discusiones durante los próximos días entre sus equipos negociadores. El primer ministro no quiere dejar ninguna ruta hacia un posible acuerdo sin probar”, aseguraron las fuentes del Reino Unido. Pero todo tiene que terminar mañana día 13, para bien o para mal.

Un buen acuerdo

Antes de viajar a la capital belga, Johnson advirtió de que ningún jefe de Gobierno del Reino Unido debería “aceptar” los términos para la futura relación bilateral tras el Brexit que ha ofrecido hasta ahora la Unión Europea. De todas formas, el “premier” aseguró que todavía hay opciones de cerrar “un buen acuerdo” antes de la fecha límite del 31 de diciembre, si bien recalcó que la UE debe rebajar sus líneas rojas. “Nuestros amigos en la Unión Europea están insistiendo en que si ellos aprueban una nueva ley en el futuro con la que nosotros en este país no queremos cumplir o con la que no estemos de acuerdo, ellos tendrán el derecho automático a castigarnos y tomar represalias”, afirmó el líder tory en la Cámara de los Comunes. La Confederación Europea de Sindicatos (ETUC) envió esta semana una carta al negociador comunitario, Michel Barnier, en la que precisamente defendía un mecanismo para asegurar que los estándares del Reino Unido y los Veintisiete evolucionen de forma similar en el futuro para evitar desequilibrios en la competencia. La canciller alemana, Angela Merkel, recalcó que hay “condiciones” del Reino Unido en las negociaciones que no puede “aceptar” y apuntó que la “integridad del mercado común” debe estar absolutamente “garantizada”. Merkel hizo estas declaraciones al intervenir ante el pleno del Bundestag (cámara baja), donde subrayó que seguirá trabajando con el Consejo Europeo y la Comisión para lograr un acuerdo con Reino Unido sobre la relación futura tras el “brexit”, pero que también se ha diseñado una vía para seguir adelante si no es posible un acuerdo que recoja los requisitos mínimos de la UE. “Hay una oportunidad de llegar a un acuerdo pero no creo que ya mañana (por el jueves) sepamos si ha sido posible o no” reconoció. “Una cosa está clara: se tiene que garantizar la integridad del Mercado Interior”, insistió Merkel: “tenemos que garantizar un campo de juego equilibrado no solo para hoy sino para mañana y pasado mañana”, agregó sobre la competencia justa, uno de los elementos que todavía impide el pacto. “Esta cuestión de la competencia justa entre dos sistemas legales que se están alejando es el gran problema para el que todavía tenemos que encontrar una solución satisfactoria”, zanjó la canciller, quien aseguró que este asunto es más importante que el de la pesca.

Por su parte, la UE se blinda ante los intentos de Johnson de abrir brechas en la negociación del Brexit.

Ursula von der Leyen informa a los jefes de Gobierno de que la ruptura es el escenario más probable mientras la libra vuelve a caer. Los líderes de la Unión Europea han rechazado los intentos de Reino Unido de abrir diferentes frentes en las negociaciones del Brexit. Los socios se han negado  a dar el visto bueno a la última propuesta del primer ministro británico, Boris Johnson, que pedía tener una reunión conjunta con la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, para hablar de las negociaciones, según informan fuentes comunitarias a Reuters. El bloque comunitario, según recoge la agencia británica, confirmó a Londres que las negociaciones tendrían que seguir por el cauce habitual, es decir, entre los negociadores de la UE y los de Reino Unido.  El primer ministro británico, Boris Johnson, ya alertó  de que existe una “gran posibilidad” de que el Reino Unido rompa definitivamente sus lazos con la UE. Johnson afirmó que es probable que la relación con la UE pase a regirse por las normas generales de la OMC. Para Johnson, las propuestas que hay sobre la mesa ahora mismo dejarían a su país “atrapado en la órbita de la UE”, ya que estaría expuesto a eventuales sanciones si no adaptase su legislación a los cambios en la normativa comunitaria.

Cambiando al ámbito doméstico, el 31% de los españoles, está obligado a tirar de sus ahorros por la pandemia, el doble que en Francia o Alemania. Uno de cada siete españoles ha pedido ayuda financiera a familiares y amigos, según Focus on Spanish Society, publicación editada por Funcas. El efecto de la pandemia en la economía de los hogares ha sido más duro en España que en otros países europeos. En torno a un tercio de los españoles, el 31%, ha tenido que recurrir a sus ahorros durante la pandemia, porcentaje que como mínimo duplica al de Francia (15%), Alemania (14%) y Países Bajos (12%). Además, el 19% de los españoles ha tenido dificultades para afrontar los gastos de vivienda, cuando el porcentaje de quienes reconocen este problema en esos tres países ronda el 10%. Son datos del último Focus on Spanish Society, publicación editada por Funcas, que en esta ocasión analiza la tercera oleada de la encuesta “Opinión pública en la UE en tiempos de COVID-19” (realizada a principios de octubre de 2020 por el Parlamento Europeo), entre otras cuestiones. Las cifras son consistentes con la pérdida de ingresos que declara haber sufrido uno de cada cuatro habitantes de la Unión Europea (27%) y con las significativas diferencias entre países. España cuenta -junto con Hungría, Grecia y Bulgaria- con uno de los mayores porcentajes de personas (42%) que afirman haber sufrido pérdidas de ingresos por la pandemia. Italia y Francia -también con gran dependencia del turismo y muy afectados por la crisis sanitaria- muestran porcentajes notablemente más bajos, del 33% y del 20%, respectivamente. A pesar del fuerte impacto de la pandemia en las finanzas personales de los europeos, a octubre de 2020, la necesidad de pedir dinero a familia y amigos seguía siendo moderada. Uno de cada siete españoles (14%) sí ha pedido ayuda financiera a familiares y amigos, mientras que los porcentajes correspondientes para Francia, Alemania y Países Bajos se sitúan por debajo del 10%. En todo caso, los datos respaldan la consideración de las familias como proveedores fundamentales de bienestar en los países del sur de Europa y eso incluye a los españoles.

Hace mucho que no trato el tema de las salidas a Bolsa, precisamente por su escasez. Me refiero ahora a la de Airbnb que debuta en Bolsa descontando una recuperación fulgurante del turismo. Su valoración, que no había hecho más que revisarse al alza en los últimos días, llega hasta casi los 145 dólares, más del doble de lo estimado. Las pantallas del Nasdaq dan la bienvenida a su nuevo componente. Airbnb, la plataforma de internet en la que se anuncian pisos de alquiler vacacional, debutaba el pasado jueves en el Nasdaq, el índice bursátil estadounidense en el que destaca la importante presencia de compañías tecnológicas. Su precio de salida se fijó la sesión anterior en los 68 dólares por acción, un 13% por encima del rango inicialmente propuesto (entre 56 y 60 dólares), que ya se había incrementado un 20% el día previo. Ello implicaba una valoración de la compañía de 47.000 millones de dólares, frente a los 18.000 millones a los que se había valorado en abril, tras la irrupción del coronavirus, según cálculos de Bankinter. Sin embargo, la plataforma de alquileres turísticos –y precisamente en una etapa donde el sector de los viajes sigue casi congelado por culpa de la covid– duplicó su cotización nada más estrenarse, abriendo en el mercado a 146 dólares la acción, 2,1 veces más que la cifra fijada de inicio,

A nivel regional, la Asturias con mayor declive demográfico podrá acceder a más fondos europeos. El Principado critica la “ansiedad” de algunas regiones por presentar proyectos ya “a no se sabe dónde” para captar el dinero de Bruselas. El declive demográfico se tendrá en cuenta para la asignación de una parte del dinero de la Unión Europea, según un nuevo acuerdo tomado esta semana entre las instituciones comunitarias. Aquellos concejos con caídas prolongadas de población tendrán una facilidad singular para acceder a la bolsa de 25.000 millones con los que contarán los Fondos de Desarrollo Rural (Feder) entre 2021 y 2027. A falta de que cada país determine los territorios concretos, una parte relevante de la Asturias rural y lugares como las comarcas mineras pueden cumplir a priori las condiciones para entrar en esa nómina. El referido acuerdo presta una “atención especial” al fenómeno de la despoblación. Así, el nuevo reglamento de los fondos Feder abre paso por primera vez a que los países reserven parte del dinero recibido a proyectos en las regiones, comarcas o municipios que cumplan una de estas dos condiciones: tener una densidad de población inferior a 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado, condición que reúne en Asturias una veintena de concejos de montaña, o haber sufrido caídas de empleo persistentes e intensas (de al menos el 1% de media anual) entre 2007 y 2017, situación en la que estarán con seguridad la mayoría de los concejos de las cuencas mineras.

Esta última noticia, no puedo negar que como asturiana me alegra, y eso puede favorecernos en el reparto.

SUSANA ÁLVAREZ OTERO ES PROFESORA TITULAR DE ECONOMÍA FINANCIERA DE LA UNIVERSIDAD DE OVIEDO E INVESTIGADORA VISITANTE DE LA UNIVERSIDAD DE CAMBRIDGE.